La maceración carbónica, también conocida como maceración intracelular, fermentación carbónica o vino de cosechero, es una antigua técnica de elaboración vinícola que arroja como resultado vinos más afrutados, ligeros y frescos.

La principal diferencia con una vinificación convencional reside en que la uva no se rompe antes de encubar, es decir, ni se quita el raspón ni se estruja.

Los vinos de maceración carbónica se elaboran por toda la península, aunque tradicionalmente los más célebres son los riojanos.

En contraste con la Macération Carbonique del Beaujolais Nouveau en Francia que es un proceso artificial ya que se crea esta atmósfera de CO2 artificialmente en un depósito cerrado , la Maceración Carbónica de la Rioja tradicional utiliza solamente el CO2 que se produce naturalmente durante la fermentación en un depósito abierto.

El proceso

La técnica consiste en introducir los racimos de uva sin despalillar ni romper en depósitos abiertos. El peso de los racimos de la parte de arriba, hace que las uvas que quedan abajo se rompan, liberando parcialmente el mosto que empezará una fermentación alcohólica. De esa fermentación se libera el CO2 que desplaza el oxígeno que hay en el depósito y, en ausencia de éste último se propicia la atmósfera idónea para que cada grano entero inicie su propia fermentación, llamada intracelular, y que es producida por las propias encima de la uva, no por las levaduras.

Vía enoarquia

El gas carbónico es el que da nombre a este proceso y da ese carácter tan fresco a estos vinos. El proceso acaba por romper los hollejos y crea un vino de escasos grados iniciales, dando paso a una segunda fermentación lenta. Algunas bodegas, pisan la uva a mitad de la maceración carbónica, así el mosto sigue una fermentación tradicional, a eso se le llama maceración carbónica parcial.

Los vinos

Foto de Justo Rodriguez

Los vinos de maceración carbónica son vinos que satisfacen a todo el mundo, son agradables,  poco astringentes y maridan muy bien con casi todo tipo de comida tradicional. Por una parte, el consumidor se encuentra en el mercado con un producto muy vivo, muy joven y fragante, con el que poder disfrutar, a precio contenido, de la cosecha vendimiada incluso en el mismo año (la rápida comercialización del vino hace que estos lleguen al mercado apenas dos meses después de la vendimia).

Por otra parte, el bodeguero también encuentra satisfacción en un producto que vende de manera casi inmediata y, por tanto, cobra con la misma celeridad. Además, resulta una óptima forma de rentabilizar las cepas más jóvenes del viñedo, así que todos contentos.

Suelen ser vinos frescos, ligeros y muy frutales, y normalmente, suelen consumirse al año siguiente de la vendimia, cuando aún conservan su máxima frescura y potencia, aunque los hay que aguantan muy bien el paso del tiempo.

En CincoRiojas hemos prepardo un lote de vinos de maceración carbónica con descuento especialemnte para tí.

Disfruta de la fruta vertida en copa con estos magnificos vinos!!

Os dejamos con un bonito video de Bodegas Baigorri explicando todo el proceso